Páginas

lunes, 28 de mayo de 2012

Hoy

Nunca antes un lugar me había proporcionado tantas emociones, siempre acudo al parque de la Facultad de Sociales. Aquel parquecito es testigo de muchas divagaciones mías. Hoy corrí hacia él, me recosté en sus piernas, y empecé a leer un librillo, al cual agradezco mis primeras lecturas.

En la página 157 me detuve y miré hacia el cielo, lo ví tan amplio y tan hermoso, tan solo, tan yo, porque en ese instante me sentí asi: amplia y sola, pienso que el hecho de que una persona se sienta sola, no implica la necesidad de viajar hacia la búsqueda de compañia, por el contrario, la soledad se debería disfrutar, tanto como la compañía, ya que disfrutar la soledad, desde mi punto de vista,más que una acción es una virtud. Porque a disfrutar se aprende, se aprende tanto, como aprender a caminar, a leer, a escribir o amar.

Y hoy la disfruté, disfruté extrañarte y exiliarte, disfruté escribirte y borrarte a mano alzada.

Giré mi cabeza hacia el lado izquierdo, donde el tronco de un árbol me acompañaba y a él le hacían compañia unas 100 hormigas, a las cuáles observé por largo rato, corrían en direcciones contrarias y se chocaban, aunque más que un choque, parecía un saludo especial, era como si  se trasmitieran palabras secretas o códigos, ya que demoraban dos segundos en ese encuentro, las aprecié tanto, que me sentí diminuta ante ellas,imaginé que ellas muy pronto, vendrán a mi mesa, comerán de mi plato y crecerán, como gremlis en agua. Las sentí muy despreocupadas porque estoy segura de que ellas por ser iguales en forma, a diario se aburren de verse las caras, y no se interesan en buscar a un escarabajo entre su población, porque saben que nunca encontrarán algo diferente.

Con ésto aprendi, que a cualquier lugar que vaya, la soledad estará presente y de uno mismo depende rellenarla, si es posible con árboles y hormigas, por mas simple y tonto que a otros les parezca.

Nunca es tarde para hacer lo correcto.

Hoy, me senti sola, y el cielo, tan hermoso me mostró, que lo tengo a él y un árbol lleno de hormigas...