Páginas

viernes, 6 de julio de 2012

Desnudarme sin pensarte
es como picar cebollas sin llorar,
mirar los abismos de la locura
y fundirme en 3 segundos de cobardía
pintar los espejos
forrarles la vida,
es tan ilogico
tener dedos en las manos
si no puedo acariciarte las orejas
hasta dormir,
vestirme sin extrañarte
es como picar cebollas sin llorar.