Páginas

lunes, 31 de diciembre de 2012

El estado sólido

Tiendo mi cuerpo sobre aquel colchón
que tiene uno de sus cuatro extremos carcomido
carcomido por las ratas
malditas ratas de invierno
de este invierno
que pasa palmando mi espalda
fuertemente
tra
tan
do
de hundir sus yemas
entre los ligamentos de mis vértebras
hasta verme llorar de placer.

Tiendo mi cuerpo
con el miedo abismal
de ver cómo mi cuerpo
se desmorona
de ver cómo pierdo
el control y el peso
de mi sexto sentido
pero has sido tú
pero has sido tú
quien me ha regresado
al estado correcto
porque yaces en mí
en mi vientre materno.

                                  (a.c)