Páginas

sábado, 5 de enero de 2013

Poema para cualquier mujer que se ha sentido una puta enamorada.

Será más fácil
olvidarlo todo
en los próximos 5 minutos
porque aún no he reparado
la pequeña abertura
por donde ingresa la luz
en ésta habitación,
entonces
podré cambiar las sábanas de mi cama
culpándome de puta
podré vestirme frente al espejo
mirando lo sucio de mi carne
podré limpiar la mugre incrustada entre
mi almohada y mi boca
golpeándome una y otra vez
el pecho, mirando mis senos amoratados
por el placer
y finalmente podré beber
exageradas
extremadas
inmensas
e infinitas
cantidades de alcohol
voltear a mirar el espacio roto
ubicado a mi lado derecho
sin extrañarte
y llorar de angustia
porque la soledad
ya no me ha dado miedo
porque la soledad se ha
atrevido a acompañarme
en esta procesión.

(a.c)