Páginas

viernes, 2 de diciembre de 2016

estuvimos en el borde
nos cogimos de la mano 
y fuimos juntos 
paso a paso 
uno tras otro
por el filo de lo que parecía 
lo mas cercano al cielo

el sudor de su mano hizo 
que mis dedos se desprendan
uno a uno

luego un calor en nuestros cuerpos
hizo que abandonáramos
el ejercicio dominical de la muerte
por el ejercicio dominical del coito juvenil
18 y de 19 años
ninguno estuvo virgen
pero estuvo

el ejercicio del coito 
era algo tan parecido 
al ejercicio de la muerte
aquí abajo
una punzada
palpitaciones 
celeridad
que al rato
descendían
junto a nuestros cuerpo

ahí estamos
desnudos
en una fotografía
tumbados en la cama