Páginas

jueves, 19 de enero de 2017

Saturada de recuerdos

Faltan 5 minutos para las 2 de la madrugada y escucho the smiths botada en mi cama. En la oscuridad hallo el rostro de mi pequeño hijo, procedo con el cariño habitual de acariciarlo y reconocer algo de lo que fuí, en él y pienso en J. 
Recuerdo a mi animal de rostro triste acostado en mis piernas, acariciando mis muslos, besando mis manos, mi espalda, mis pechos, mi boca.