Páginas

viernes, 10 de marzo de 2017

Tengo miedo de hablar. Tengo miedo que hable. Tengo miedo besarle y que me bese. Tengo miedo recostarme en su pecho y resbalar o ser exiliada. Tengo miedo que olvide mis ojos y olvide sus ojos sobre los míos. Tengo miedo que olvide el abrazo matutino y el beso nocturno y el coito en silencio y el hijo dormido.